El blog de Lauri

Mi mundo, mis cosas, mis películas, mis pensamientos…

127 horas febrero 10, 2011

127. Esas son las horas que estuvo Aaron Ralston atrapado en una cueva. 127 horas de solitud. 127 horas de sufrimiento. 127 horas de obra maestra.

“127 horas”, junto con “Enterrado”, son dos películas capaces de una revolución cinematográfica. Acción y un personaje que no se mueve. Recursos revisitados. Proposición original,  increíble.

Un reloj, una cantimplora y una cámara: esos son los compañeros de Aaron, un hombre atrapado por una piedra en medio de un cañón en Utah. Solo, solo consigo mismo, la fatalidad y el determinismo.Una situación extrema que nos lleva hacia la siguiente pregunta: ¿Hasta qué punto estaríamos dispuestos a llegar para salvar la vida? Ojalá no tengamos que experimentarlo. Mientras tanto, la pregunta queda en el aire y nosotros quedamos con el soplo corto.

Prisionero de una piedra, Aaron se encuentra frente a sí mismo, frente a su historia, frente a su destino. Diálogos entre él y un presentador de televisión: monólogos individuales y personales para mostrar las facetas de un personaje confrontado durante 127 horas a una muerte imminente.

Introducción que tiende hacía el videoclip. Mezcla de géneros de gran talento. Universo seco en el que el agua es escasa. Despedidas tempranas. Alucinaciones desbordantes, a veces sobran y rellenan la película. James Franco, sin embargo, demuestra su brillantez en el mejor papel de toda su carrera. Un trabajo fino, preciso y doloroso entrenan al espectador hacía una tensión abrumadora. 127 horas de terror. 127 horas de agonía.

En esos últimos momentos de lucha interminable es cuando por fín uno se da cuenta de lo que no ha apreciado suficientemente. Un poco religioso, bastante fácil y muy americano. El carpe diem siempre es un lema que funciona perfectamente.

La banda sonora compuesta por A. R. Rahman se acopla perfectamente con la propuesta visual. El ritmo viene del montaje: recuerdos a Transpotting y Slumdog Millonaire, los trabajos anteriores de Danny Boyle. El director conoce los ingredientes perfectos para llegar a un plato que combinaría harmoniosamente nuestros cinco sentidos. Su caracter menos comercial debería ser la fuente de próximos éxitos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s